• Losing Our Way

Road Trip: 14 días de Sydney a Melbourne - Great Ocean Road

Es Enero, pleno verano y el trabajo nos permite tomar vacaciones. Decidimos hacer una road trip de ida y vuelta des de Sydney hasta Melbourne ceñidos a la costa este/sur y de vuelta por el interior pasando por la capital, Canberra. Dado que somos inexpertos en rutas de carretera largas, escogimos una sencilla. En total fueron algo más de 3.000 km en 14 días.

Itinerario

  • Sydney

  • Royal National Park

  • Wollongong

  • Jervis Bay

  • Eden

  • Lakes Entrance

  • Mallacoota

  • Philip Island

  • Melbourne

  • Port Campbell

  • Great Ocean Road

  • Apollo Bay

  • Wagga Wagga

  • Canberra

  • Blue Mountains


Día 1. De Sydney a Jervis Bay (190 km)


El primer día recogimos la camper van (previamente reservada) a las 10 h de la mañana en Sídney y pusimos rumbo al sur hacia Royal National Park.


La región de Sydney queda encajada y delimitada por 3 parques nacionales y el mar (Ku-Ring-Gai al norte, Blue Mountains al oeste y Royal National al sur).


Los sitios a destacar en el Royal National Park serían: las Figure 8 Pools: es un largo, duro y bonito camino a través de bosque y cruzando Burning Beach hasta llegar a la zona de rocas planas y "piscinas" circulares inundadas con el agua del mar cuando baja la marea. Y la Wattamolla Beach: una playa pequeña con río y cascada. Muy familiar, tranquila e ideal para bañarse. Una zona de árboles perfecta para un picnic en la sombra.

Y pasó lo inimaginable! Tuvimos la mala suerte de ser el último coche en llegar al aparcamiento, cuando justo entonces los rangers y bomberos nos comunicaron que debíamos desalojar a causa de un importante incendio, vaya comienzo...!!


Volvimos unos meses después para disfrutar del parque. Por suerte este parque nacional tan solo se encuentra a una hora en coche al sur de Sydney y, además, escribimos un correo para reclamar la tasa del parking que nos validaron más tarde. Todo un detalle!

Una vez pasada la anécdota (y el fuego controlado), seguimos conduciendo por la magnífica ruta Grand Pacific Drive, ceñidos a la costa con unas vistas espectaculares, hasta llegar a la costera ciudad de Wollongong donde comimos en una zona de pícricos frente el mar.

Conducimos unos kilo metros más para avanzar ruta y decidimos pasar la noche en un camping cerca de Jervis Bay. Fue la primera noche que fuimos testigos del maravilloso cielo estrellado lejos de la contaminación lumínica de las grandes ciudades. Estamos hechos unos pixa pins¨ como se dice en Cataluña, deberíamos salir más a menudo de nuestra ciudad!


Día 2. De Jervis Bay a Eden (305 km)


De buena mañana fuimos a la preciosa bahía de Jervis Bay. Desayunamos en Huskisson y luego andamos hasta la playa de Hyams Beach. Hay un corto y bonito camino de bosque a través de Jervis Bay National Park des de un parking hasta la impresionante playa de arena blanca de Hyams Beach. El spot perfecto para tumbarse y disfrutar de unas horas de sol.


Que no os falté protección, aquí en Australia es realmente agresivo. Tampoco una buena botella de aluminio con agua fría! Evitamos plástico i aseguramos estar bien hidratados.


Por la tarde pusimos rumbo a la zona de Eden donde pasamos la noche.


Día 3. De Eden a Lakes Entrance (286 km)


Eden, situado en la Sapphire Coast, todavía dentro del estado de NSW ofrece distintas caminatas y durante el invierno se pueden ver ballenas en migración cerca de Twofold Bold i Ben Boyd National Park. Entre Mayo y Noviembre, dicen que es uno de los mejor sitios para verlas! El lookout de Green Cape también es imprescindible.


Finalmente subimos al Disaster Bay lookout, donde encontramos unas vistas increíbles de la curva y gigantesca playa​.


Y ahora sí! Cruzamos la frontera de New South Wales al estado de Victoria para bajar a Mallacoota donde hicimos una parada para comer. Un pueblo tranquilo con pescadores locales, suficientemente llano para disfrutar de tranquilos paseos al lado del agua.

Entrada la tarde llegamos a Lakes Entrance, donde pasamos la noche en uno de los mejores free camp grounds de todo el viaje.


​Día 4. De Lakes Entrance a Phillip Island (312 km)


Lakes Entrance es un pueblo costero conocido por Gippsland Lakes, una gran zona de bahías y agua que se adentra a la tierra. Tiene playas para bañarse y caminos fáciles para pasear entre aguas.​ Así que dedicamos la mañana a pasear por los lagos y relajarnos en sus aguas, una ruta tranquila y de desconexión.


Para entonces conducimos hasta la isla de Phillip Island. Pero no os preocupéis, porque no hace falta ferry, hay acceso libre a través de un puente. Llegamos por la tarde, justo para investigar la zona, subir hasta el punto más alto y disfrutar de una magnífica puesta de sol.


Una vez caída la noche nos apuntamos a la actividad que ofrece la organización de eco turismo y conservación de los pequeños pingüinos salvajes. Donde des de unas instalaciones respetuosas, con paciencia y silencio, vives una tierna experiencia a recordar.


Es 100% recomendable la visita a la Penguin Parade en Summerlad Beach, que es un santuario para la especie de pingüinos más pequeña del planeta. Cada noche los pingüinos adultos vuelven del mar a los nidos para alimentar a sus crías; realmente un espectáculo de la naturaleza. La visita a la protectora cuesta $20 por persona.

En la misma isla también hay una reserva de Koalas donde te ofrecen información interesante y tienen construidas estructuras flotantes que te permiten andar a la altura de los árboles. Además se pueden ver otras especies de la fauna australiana.


​Días 5, 6 y 7. De Phillip Island a Melbourne (141 km)


Por la mañana visitamos el santuario de koalas mencionado y ya al medio día pusimos rumbo a la ciudad de Melbourne. Por suerte, no hay una gran distancia des de Phillip Island, unas 2 horas de camino sin parar. Esta ciudad ofrece tantas posibilidades que pasamos 3 días y 2 noches. Allí nos esperaba una buena amiga quién nos alojó en su apartamento. Aparcamos a las afueras y nos movimos usando transporte público.


Con nuestra experiencia en Sydney, tuvimos un contraste interesante al pisar y pasear por Melbourne. No hay ninguna ciudad mejor que la otra, son diferentes. A grandes rasgos, Melbourne nos parece la ciudad más europea de Australia con un clima muy impredecible, con una gran vida nocturna, cultural y sentimiento de que allí se respira creatividad.

Urbanamente hablando, dadas las significantes diferencies geográficas, es más ordenada, con una buena red de tren, buses y un tranvía gratuito por el centro. Sydney, en cambio, disfruta de un clima más cálido con infinitas y maravillosas playas y parques nacionales que desbordan libertad y naturaleza, pero más restrictiva en cuanto a vida nocturna. La mayor antigüedad de esta ciudad se nota en su desorden de calles y red de trenes desigualada. Tanto Sydney como Melbourne son bonitas y poseen encantos adictivos.

Para situarnos y conocer más sobre la ciudad fuimos al Visitor Centre localizado en pleno centro. Lleno de información y asistentes muy amables para resolver cualquier duda. El el tercer día era 26 de Enero: Australia Day. Fue entonces cuando descubrimos que el día de fiesta nacional coincide con la primera llegada de la flota británica en 1788. Hay una gran controversia alrededor de esta celebración ya que muchos la consideran la fecha que empezó el genocidio y esclavitud de muchos de los aborígenes del continente isla.

Lugares a destacar: Brighton Beach, St. Kilda, Fitzroy, Queen Victoria Market, Mornington Peninsula, Chapel Street, Eureka Skydeck.

Día 8 y 9. De Melbourne a Port Campbell (230 km)


Dejamos Melbourne para hacer la Great Ocean Road. Es una carretera de la costa sur de Australia de 243 km de largo, des de Allansford a Torquay o viceversa. Recorre la playa en paralelo, ideal para disfrutar de una conducción con vistas muy especiales.

Nosotros decidimos bajar hasta Port Campbell, donde dormimos y empezamos el camino de vuelta de oeste a este.

Lugares a donde paramos: London Bridge, The 12 Apostles, Triplet Falls (Great Otway National Park), Kennett River.

Una vez visitadas estas maravillas naturales, pasamos nuestra última noche en la región de Victoria en la zona de Apollo Bay.


Día 10. De Apollo Bay a Wagga Wagga (652 km)


Pusimos rumbo de vuelta hacia Canberra por el interior hasta llegar a Wagga Wagga. Realmente hay pocas cosas a destacar durante este largo tramo de más de 7 horas; todo son campos y granjas. Como parada necesaria, dormimos en un camping familiar en la zona de Eunanoreenya donde disfrutamos de una cálida puesta de sol.


Día 11. De Wagga Wagga a Canberra (252 km)


Llegamos a la capital de Australia al mediodía. Seamos realistas: Canberra no tiene mucho encanto. En general es una ciudad de negocios y fría, de estructura radial, donde hicieron un lago artificial aprovechando el cauce de un río. Es también la sede del gobierno Australiano, por lo tanto diseñaron la ciudad a medida para que fuera la capital, evitando intereses y discusiones políticas entre las conocidas ciudades de Sydney y Melbourne.


Subimos a Mount Ainslie para verla desde una perspectiva más amplia. Nos bañamos en el tranquilo lago. Paseamos por sus calles y visitamos el museo Australian War Memorial.


Suficiente para seguir i pasar la noche entre Camberra y la siguiente parada: las maravillosas Blue Mountains.


Días 12 y 13. De Canberra a Blue Mountains (350 km)


Este parque natural es inacabable! Lleno de walks de todos los niveles y distancias, cascadas y vistas de paisajes verdes.


La primera parada fueron las laberínticas cuevas de Jenolan Caves, las más grandes en Australia. Más tarde conducimos hasta Evans Lookout, donde cayó la tarde justo para encontrar sitio donde dormir.


La mañana siguiente exploramos las partes más conocidas del parque. Fue muy interesante descubrir la gran concentración de historia aborigen e mitos religiosos que hacen de ella un lugar todavía mas especial. Para empezar no podían faltar las Three Sisters, una formación rocosa con leyenda detrás. Quizás la atracción más turística de todo el parque. Hicmos la pequeña y sencilla caminata situada justo al lado.


A poca distancia se encuentra Copeland lookout y el recorrido hacia las Wentworth falls, el camino tiene unos cuantos escalones pero muy fácil recorrido y corta distancia.


También nos adentramos a ver las vertiginosas vistas desde Lincoln's Rock. Y hasta las paredes rectas de Cliff Top walking track.


Con las piernas cansadas y poniendo punto final a nuestra primera experiencing en Australia pasamos la noche en el salvaje Murphys Glen campground.


Día 14. De Blue Mountains a Sydney (90 km)


Con el sueño recuperado, satisfechos pero con cierta tristeza nos despedíamos de las Blue Mountains para conducir hasta Sydney, limpiar la furgoneta y entregarla. Esta experiencia nos llenaba de aventuras, anécdotas y nuevo conocimiento.


Ir de Road Trips se volverá una de nuestras aficiones, sin duda! Un estilo de viaje auténtico donde compartimos momentos únicos como compañeros y conductores, enriquecernos social y culturalmente, también tuvimos la oportunidad de conocer otros trotamundos, compartir hogueras y noches de guitarras, experimentar hospedajes locales y distintas opiniones, caminos con paisajes inesperados y convivencia con la vida salvaje.


Por esto justamente nos entusiasmó la idea de crear un blog donde compartir nuestra experiencia. Y es tan solo releerla que nos entran las ganas de preparar las backpacks, volvernos locos y seguir losing our way!

Join Our Mailing List

Subscribiros al boletín para recibir nuestras novedades!

© 2020 by losingourway travel blog. All Rights Reserved.

Copyright by losingourway. All material on this sites is owned by losingourway.