• Losing Our Way

Isla Sur: 25 días en Nueva Zelanda

Como explicamos en el artículo de la preparación del viaje, con un presupuesto de NZ$2,630 - 1.490EUR por persona, condujimos exactamente 5.876 km desde Auckland hasta Christchurch durante 25 días explorando #NuevaZelanda.


Después de 10 días en la isla norte (aunque recomendaríamos 12 días mínimo) alrededor de las 8 de la noche, tomamos el ferry con la compañía Bluebridge de Wellington a Picton. Lo reservamos con antelación por NZ$ 388 para 4 personas y una campervan.


(...) Ya cruzados a la isla Sur, esa noche dormimos en otro Kiwi Camp en Riverlands, a media hora de Picton. Hay que reservar la parcela con antelación por NZ$ 10 por vehículo, así os aseguráis donde dormir ya que los free-campgrounds cerca de la salida del ferry acostumbran a estar llenos! Llegamos tarde, hacía una noche estrellada espectacular y al final, como era una instalación nueva, fuimos los únicos en pasar la noche allí.


15 Días en la Isla Sur. Así como en la isla norte, que echamos en falta un par de días extra como mínimo, nuestro itinerario durante dos semanas por la isla sur - gracias también al buen tiempo que nos acompañó - para nosotros fue ideal. Dedicando un mes en total sigue siendo un viaje intenso, pero sin duda alguna también único e inolvidable.

  1. Picton, Marlborough & Nelson City Queen Charlotte Drive,

  2. Abel Tasman National Park

  3. Nelson Lakes National Park, Tasman West Coast Drive, Punakaiki

  4. Hokitika Town & Franz Josef Glacier

  5. Shio Creek Wall & Blue Pools Track

  6. Wanaka Town, Otago / Isthmus Peak

  7. Queenstown

  8. Fiordland National Park Milford Sound

  9. Cathedral Coves & Slope Point

  10. Dunedin City & Moeraki Boulders

  11. Lake Pukaki & Alpine Lavender Mackenzie Region

  12. Aoraki / Mount Cook National Park & Lake Tekapo

  13. Akaroa Town

  14. Drop off & Christchurch

  15. Christchurch & Viaje de vuelta

Día 11. Marlborough & Tasman

Aunque teníamos planeado visitar la Picton, como llegamos a medianoche, aprovechamos que estábamos solos en el camping para descansar y pasar una mañana tranquila.


Más tarde pusimos rumbo a Abel Tasman National Park conduciendo por la espectacular carretera serpenteante que une Havelock y Picton: Queen Charlotte Drive.


Otra de las paradas obligatorios para los más fans de Frodo es el Pelorus Bridge Scenic Reserve, una ruta circular de 45 minutos a través del puente en suspensión por Rai River. Si cruzáis Nelson City, también se encuentra la joyería Jens Hansen The Ringmaker, donde se fabricaron los 41 anillos de la película.

Acabamos la tarde visitando el barco abandonado Janie Seddon Shipwreck en Motueka.

  • Construido en 1901 en Escocia, el barco fue utilizado como buque pesquero y también fue el último barco utilizado en ambas guerras mundiales por el gobierno de Nueva Zelanda. Varado desde el 1953, caída la tarde, cuando la marea está baja, se puede acceder a través de unas losas de cemento en forma de caminito. Mucho cuidado con la pastosa arena movediza!

Para esa noche encontramos una granja familiar adaptada a zona de acampada: Marble Hills, a tan sólo 10 minutos en coche de Marahau. Es una bonita zona tranquila rodeada de naturaleza, el precio son NZ$ 12 por persona en efectivo. La pareja que regenta el campamento-granja viene cuando anochece para recaudar el dinero y ofrecer cambio a quien lo necesite. Los servicios de lavabo y ducha no son gran cosa.


Día 12. Abel Tasman National Park

Aún siendo el parque natural más pequeño de Nueva Zelanda, Abel Tasman National Park lo describen como el paraíso costero de fácil acceso. Vienen siendo un conjunto de rutas por sus numerosas bahías y playas aisladas. Se puede explorar desde tierra, por sus senderos, desde el agua con un barco, kayak o water-taxis o desde el aire. Hay varias empresas turísticas que ofrecen diferentes tipos de transporte alternativo al vehículo privado, que no está permitido. Se puede visitar en un día o hacer rutas de 3 a 5 días donde puedes dormir en tu tienda de campaña.

Aunque queríamos apostar por el transporte más sostenible (el kayak) y poder visitar alguna colonia de focas en Adele Island o hasta orcas!, debido a una lesión en la muñeca derecha de Ester nos decantamos por alquilar un Water Taxi de ida y hacer la vuelta caminando.

Saliendo desde el pueblo de Marahau o Kaiteriteri (donde se puede aparcar la caravana) tuvimos que elegir a que bahía queríamos llegar para que nos diera tiempo de volver caminando al mismo pueblo en un día. Aunque había la opción de reservar la lanzadera de ida y vuelta en distintas bahías, nosotros decidimos elegir un punto medio alquilando transporte de ida hasta Bark Bay por NZ$ 44 y volver a pié al pueblo rehaciendo la ruta costera andando 25,20 km a través de las principales playas de Torrent Bay o Anchorage.


Hay dos principales empresas que ofrecen este servicio: AquaTaxi saliendo desde Marahau o Sea Shuttle saliendo desde Kaiteriteri, ambas ofrecen precios muy parecidos. Nosotros elegimos la familiar empresa de AuqaTaxi porque el punto de salida era el pueblo más cercano.


Para nuestro gusto y forma física, la ruta de vuelta entre los bosques tropicales, aún siendo una ruta fácil, se nos hizo un poco pesada.

Así que recomendamos reservar ida y vuelta con el water taxi, probar de alquilar un kayak o volver a pie desde una bahía más cercana.


Por ejemplo, podéis reservar ida hasta Onetahuti, andar 6km (2 horas) hasta Bark Bay y volver en watertaxi por unos NZ$ 80. O de Torrent Bay a Anchorage, que con marea baja sólo son 20 minutos. O de Bark Bay a Torrent Bay 7.8 km (2-3 horas). Hay muchas opciones!

Miramos en Campermate donde pasar la noche y encontramos una zona donde se permite pasar la noche en el pueblo de Richmond: Fittal Street car park. Literalmente un parking, tranquilo por la noche, muy pequeño, con lavabos y dump station, donde está permitido acampar gratuitamente de 19:00 h a 09:00 h. Tuvimos suerte porque justo cuando llegamos un coche dejó un hueco vacío.


Día 13. Nelson Lakes National Park, Focas & Pancake Rocks

Esta mañana la dedicamos a lavar un poco la caravana, comprar comida y aprovechamos para ir al polideportivo municipal del pueblo, donde te puedes duchar a partir de las 8 de la mañana por NZ$ 4.50 por persona.


No muy lejos del estacionamiento se encuentra el Nelson Lakes National Park, donde se está uno los lagos más fotogénicos de Nueva Zelanda; Lake Rotoiti en la región de Bay of Plenty. Con su pequeño muelle y absoluto silencio, se puede ver como el lago se pierde entre las montañas de una forma muy pintoresca.


También queríamos explorar la zona del Lake Rotorua, pero las sandflies o moscas de arena (succionadores de sangre) no nos dejaron estar fuera del vehículo más de cinco minutos.

Así que decidimos seguir conduciendo por la West Coast para poder ver las colonias de focas marinas en su hábitat natural. Y las encontramos!


Después de unas cuantas curvas de camino, paramos a Cape Foulwind y Sea Colony Tauranga Bay donde se podían ver las pequeñas crías dando sus primeros pasos desde un respetuoso e informativo mirador.


Para acabar el día condujimos hasta Pancake Rocks en Punakaiki, un fácil recorrido de 30 minutos alrededor de las piedras con forma de tortita y los géiseres marinos de Punakaiki.

  • Una maravilla natural con más de 30 millones de años de historia, donde varias capas de piedra caliza dura y arenisca más suave, junto a la actividad sísmica, la lluvia y el viento forman cientos de cortes horizontales en sus superficies verticales, que les dan esta singular apariencia.

Esa noche encontramos un sitio con encanto: Woodstock Hotel & Brewpub. Un auténtico pub de carretera con música en directo, buena comida y cerveza. La familia que lo gestiona son muy amables y es posible pasar la noche en la parte trasera sin pagar por la parcela ni servicios (lavabos y agua para lavar los platos) a cambio de consumir en el local.


Día 14. Hokitika River & Franz Josef Glacier

Por la mañana empezamos haciendo un fácil recorrido de poco más de 30 minutos ida y vuelta por el impresionante Hokitika Gorge Walk, donde el agua -proveniente del glaciar- se transforma en un color único en los mejores días soleados.


Una vez llegados a la zona de los glaciares tuvimos que elegir entre dos distintos destinos; dos pequeños pueblos con impresionantes glaciares cada uno:

  1. Franz Josef Glacier. Explorado por primera vez en 1865 por el geólogo Julius von Haast, que lo nombró como el emperador Austríaco, el glaciar se encuentra a tan sólo cinco kilómetros del pueblo con el mismo nombre (con aproximadamente 330 habitantes), y la caminata para ver el glaciar dura alrededor de hora y media ida y vuelta hasta el principal mirador. Para llegar a puntos más cercanos o la cima, hay rutas guiadas por el hielo o aéreas por unos 350 EUR.

  2. Fox Glacier. Con sus 13 km de largo, es el glaciar más largo de la West Coast. Igual que el anterior, desciende de los Southern Alps hasta casi 300 metros a nivel del mar. Se puede acceder caminando a través de la Fox Glacier South Side Walk (de 2 horas ida y vuelta) o por el Mount Foc Track (8 horas) para excursionistas avanzados.

Aunque el transporte más cómodo y con mejores vistas es desde un helicóptero personalmente creemos que contratar estos servicios no es la opción más respetuosa con el medio ambiente ni el paisaje. Así que decidimos acercarnos al i-Site o centro de información para visitantes donde, siguiendo la previsión meteorológica, nos recomendaron el que mejor se adaptaba a nuestro plan.


Debido a la previsión de niebla densa, decidimos hacer el sencillo Valley Walk hasta la terminal face de Franz Josef Glacier, ya que era la ruta más cómoda y cercana a la caída del glaciar. Aunque hay rutas más cortas como Sentinel Rock Wall de 20 minutos o 1 hora circular por Douglas Walk. También hay muchas otras opciones para aventureros experimentados como Alex Knob, track de 8 horas.


Por la tarde nos acercamos al Lake Matheson, cerca del Fox Glacier. Donde, durante un día soleado, se pueden crear reflejos verdaderamente impresionantes de las cumbres más altas de Nueva Zelanda: Aoraki (monte Cook) y monte Tasman. El paseo desde el estacionamiento es de 40 minutos hasta el pontón o 1,5 horas alrededor del lago.

Caída la tarde, después de una buena ducha en un precioso camping en el mismo pueblo, tal y como nos habían recomendado los locales, nos acercamos a la zona de Okarito. Hay una caminata muy sencilla de 30 minutos en el que se pueden oír los famosos Kiwi y, con mucha suerte, paciencia y silencio, disfrutar de la maravillosa experiencia de ver uno de los animales autóctonos más peculiares en libertad.


Siendo fin de año, decidimos elegir un buen restaurante y permitirnos un poco de fiesta y una buena cena. Aunque Franz Josef es un pueblo pequeñito, casi todos bares y restaurantes estaban preparados para celebrar la entrada del año nuevo a lo grande.


Decidimos pasar la noche en el mismo pueblo por comodidad. Aunque no gratuito, dormimos en un sitio con mucho encanto, con forma de #rainforest en el mismo pueblo de Franz Josef Glacier: Orange Sheep Campervan Park. No hacen reservas con antelación ya que hay muchas parcelas disponibles. Ofrecen una larga lista de servicios como: Wi-Fi ilimitado y gratuito, duchas, lavadoras y secadoras, agua potable, dump station, barbacoas, cocina, etc. Pagamos NZ$ 34 por una parcela sin electricidad que incluye 2 personas y NZ$ 17 por cada persona extra. Sin duda, un lugar 100% recomendado.


Día 15. Ship Creek Walk, Falls & Blue Pools Track

Como era el primer día del año, nos permitimos una mañana de descanso, lavadoras y un buen desayuno. Rumbo a Queensland nos esperaban múltiples paradas por el camino.

En búsqueda de pingüinos y leones marinos condujimos hasta Ship Creek Walk, de tan sólo 30 minutos. Y hicimos una espontánea parada a Roaring Billy Falls también, de unos 15 minutos ida. Aunque de camino hay muchas otras de fácil acceso como: Depot Creek Falls, Thunder Creek Falls o Fantail Falls.


Acabamos el día haciendo la caminata Blue Pools Track de 1,50 km, 1 sencilla hora entre bosques nativos y puentes colgantes, disfrutando de las aguas cristalinas de los estanques azules del río Makarora, resultado de una ligera refracción entre el agua clara, nevada y helada.

Miramos en Campermate de nuevo y encontramos un sitio gratuito entre Lake Dunstan y la carretera llamado Bendigo. El campamento en sí no tiene nada de especial, aunque es estrecho y largo con muchas parcelas disponibles, tiene lavabos, mesas de picnic y poca cosa más.


Al estar rodeado por el lago, los fuertes vientos se notan, si dormís en tienda de campaña no recomendamos este camping. Nosotros nos turnábamos la cama interior y la tienda exterior por cierto días por pareja, tuvimos la mala suerte de pasar una de las peores noches con tormenta y viento en la tienda extensible. Así que no pudimos descansar demasiado.


Día 16. Wanaka / Isthmus Peak Track

Después de una noche movidita, este día decidimos dividirnos por parejas. Enric y Mónica, nuestros amigos y compañeros de viaje, se aventuraron a subir el Isthmus Peak Track Peak.

  • Isthmus Peak Track son entre 5-6 horas ida y vuelta (16 km) a 1.385 metros, una dura excursión pero, durante días soleados, ofrece unas vistas panorámicas al Lake Wanaka, Lake Hawea y a la montañas Southern Alps que hace que merezca la pena el esfuerzo.

  • También encontraréis alternativamente Roys Peak Track, con vistas al Lake Wanaka,

  • y al Mount Aspiring 5-6 horas ida y vuelta (16 km) a 1578 m. Entre muchos otros situados en el Mount Aspiring National Park.

Jaume y Ester, una vez los dejamos en el punto de salida y acordamos hora de vuelta, decidimos darnos una tranquila vuelta por el atractivo pueblo de Wanaka. Un pueblo ubicado a la orilla de Lake Wanaka (con 45 kilómetros de longitud y 193 kilómetros cuadrados de superficie). Wanaka ofrece una atractiva combinación de buena vida, diversión familiar y aventura, cuenta con una gran cantidad de cafés, restaurantes y tiendas interesantes. Además justo ese día había un mercado artesanal!

Después de comer nos dejamos aconsejar en el i-Site del pueblo. Ofrecían todo tipo de actividades de aventura, y es que la geografía acompaña! Nos decantamos por probar el Tandem paragliding improvisando una caída con instructor saliendo desde Treble Cone Mountain con vistas a los lagos y Matukituki Valley, desde luego una experiencia inolvidable!





Fuimos a recoger a nuestros amigos y juntos visitamos el árbol solitario That Wanaka Tree, que crece en medio del Wanaka Lake con vistas al Southern Alps, sin duda uno de los más fotografiados. Hasta tiene su propio hashtag!


A menos de una hora, pasamos la noche en Qbox Motorhome, a tan solo 15 minutos a pie del centro de Queenstown. Es un lugar pintoresco dada su geografía escalonada a los pies de la montaña, cruza un pequeño río y tiene bonitas vistas. Los servicios y facilidades, como la cocina amplia con varias neveras y todo tipo de utensilios, duchas y zona común de trabajo, habitaciones privadas o la opción de quedarse long term, recuerdan a un hostal más que a una simple zona de acampada. Nosotros pagamos NZ$ 30 en total por una parcela sin electricidad.

Día 17. Queenstown

Muy pronto, después del desayuno, salimos del campamento para explorar la bonita ciudad de Queenstown, epicentro de una gran variedad de actividades de ocio de todo tipo. Se practica esquí en invierno y actividades como salto en bungee, paracaidismo, balanceo en cañón, navegación en moto de agua, excursión a caballo y descenso de ríos durante todo el año.


Las primeras horas las dedicamos a pasear y comprar algún detalle para nuestras familias. Luego, como siempre, pasamos por su i-Site en busca de información de nuestro siguiente destino, ya que teníamos dudas entre Milford Sound y Doubtful Sound.


A la hora de comer, fuimos al popular restaurante de hamburguesas Fergburger. Con unas pocas mesas, la mayoría de los pedidos son para llevar, así que siempre hay cola en la calle pero la espera no se hace muy larga, unos 30-40 minutos. Bueno, depende del hambre que se tenga, pero realmente lo hacen bien y merece la pena esperar.

Después subimos al Skyline Gondola por NZ$ 44 por persona, un teleférico que sube a 450 metros por encima de la ciudad hasta la cima de Bob’s Peak. Se disfruta de una vista panorámica increíble del paisaje; lago Wakatipu, Coronet Peak, The Remarkables, Walter y Cecil Peak y, por supuesto, Queenstown.

En la misma ventanilla para comprar los tickets del teleférico, se pueden comprar las entradas para el Luge. Cogimos 3 vueltas por NZ$ 63 por persona (incluyendo el teleférico). Se trata de 2 rutas de 800 metros de bajada con karts solamente propulsados por la fuerza de la gravedad. Antes de la primera bajada el personal da una pequeña formación y enseña la técnica básica.


No diríamos que es obligatorio hacerlo pero si recomendado para pasar un buen rato y descargar un poquito de adrenalina.


Ya adentrada la tarde, pusimos rumbo a Lumsden. Encontramos un sitio gratuito donde pasar la noche, Lumsden Parking Area, a medio camino entre Queenstown y Milford Sound, nuestro siguiente destino. El lugar donde dormimos es básicamente una zona de parking donde hubo una antigua estación de tren, un espacio auténtico! En la parte cubierta, hay unas mesas de picnic, fregadero para los platos, agua potable, y unos lavabos públicos al lado de un pequeño recreo para niños. No vimos nada del pueblo porque nada más llegar preparamos la cena y nos fuimos a descansar. A la mañana siguiente nos levantamos muy pronto para terminar las 2,5 horas de carretera hasta Milford Sound.


Día 18. Fiordland National Park; Milford Sound

A más de 2 horas de Queenstown, siendo una de las partes más espectaculares y hermosas de Nueva Zelanda, el National Fiordland Park ofrece fiordos impresionantes, cascadas espectaculares y picos nevados. Milford Sound, que fue descrito por Rudyard Kipling (escritor y poeta británico) como "la octava maravilla del mundo".

  • Un fiordo se define como un valle en forma de U, creado por agua dulce proveniente de un glaciar manteniéndose en la superficie por encima del agua del mar. Los 14 fiordos que rodean la esquina sudoeste de la Isla Sur tardaron 100.000 años en formarse y los detalles finales se agregaron durante la edad de hielo más reciente, hace sólo 10.000 años.

A primera hora de la mañana y si hace buen día, de camino al punto de salida pasando por Te Anau, no os podéis perder el efecto espejo que se ve en los lagos. Los Mirror Lakes te dejan sin palabras!

En el Parque Nacional Fiordland hay dos principales rutas a elegir: Milford Sound y Doubtful Sound. Ambas, con características parecidas, se pueden recorrer reservando un crucero o en kayak. Doubtful es el fiordo más profundo y el segundo más largo (40km) de Nueva Zelanda, menos concurrido, más grande pero bastante más caro y alejado. Para llegar hasta el punto de salida son casi 4 horas de conducción desde Queenstown.

La elección depende del presupuesto, la disponibilidad horaria y la experiencia previa visitando otros fiordos. Nosotros, después de preguntar, comparar distintas agencias, precios y tours decidimos contratar el crucero en Milford Sound con Go Orange, que era una de las opciones más económicas y cercanas. Aunque preferíamos optar por una experiencia con menos impacto medio ambiental, debido a la lesión de Ester en su muñeca izquierda que llevaba inmovilizada, no teníamos muchas más opciones.

Afortunadamente nos hizo un día precioso, y las dos horas de crucero nos dejaron imágenes para no olvidar, pero los cuatro coincidimos que, en nuestra opinión, esta elección había dejado mucho que desear en relación a las expectativas. A lo mejor la actividad en kayak o la noche en acampada hubiera sido mejor elección.

Algunos de los precios que ofrece Go Orange son las siguientes. Como nosotros nos quedamos con una sensación agridulce os invitamos a informaros y comparar muchas otras compañías como: Southern Discoveries, Milford Sovereign, Pride of Milford, Real Journeys, Jucy Cruises...

  • Milford Sound Cruise, desde NZ$ 59 (2h)

  • Milford Sound Kayak guiado, desde NZ$ 149 (4-5h)

  • Doubtful Sound Cruise, desde NZ$ 200 (7h)

  • Doubtful Sound Kayak guiado, desde NZ$ 260

  • Doubtful Sound Overnighter - Kayak y una noche de acampada, desde NZ$ 430


Los viajeros deacaparalla.blog nos dieron buenos consejos, reservar con antelación a través de la página web de descuentos bookme.com sale mucho más económico. Evitar también el parking señalado en la carretera, hay un parking gratuito a 12 minutos caminando hasta el Visitor Terminal! En nuestras stories guardadas compartimos la localización exacta.






En la misma zona hay muchísimos otros recorridos a pie como Gertrude Saddle de 7km (4-6h) a 646 m o Lake Marian de 3.1 km (20 min hasta las cascadas, o 3 h hasta el lago).


Cómo elegimos el tour de primera hora, aprovechamos la tarde para conducir hasta el punto más meridional de la Isla Sur de Nueva Zelanda. A 4 horas en coche, cruzando preciosos paisajes, cascadas y campos con ciervos llegamos a Waipapa Point Lighthouse, en la región de Catlins, en búsqueda de los delfines, pingüinos rojigualdos y árboles fosilizados.

Y acabamos el día en Slope Point, el punto de acceso se encuentra después de una caminata de 20 minutos a través de terreno privado, hasta llegar a un cartel que indica la distancia hasta el Ecuador y el Polo Sur. Simplemente anecdótico.


De nuevo, buscamos en Campermate, y encontramos una zona de camping gratuita: Weir Beach Reserve.


El lugar no tiene nada en especial; una generosa zona ajardinada y bastante plana con unos pocos árboles, lavabo portátil público y agua para lavar. En esta zona del sur de la isla suele hacer viento, así que lo mejor es un rincón resguardado.


Día 19. Curio Bay, Cathedral Caves, Pura Falls, Surat Bay, & Nugget Point

Nos levantamos en una de las localizaciones más cercanas al Polo Sur, y se notaba! Siendo enero, verano en este hemisferio, no hacía mucho frío pero el viento era casi inaguantable. Decidimos seguir haciendo ruta, a unos 20 minutos conduciendo hasta Curio Bay, hasta una zona protegida donde se reproducen los pingüinos ojigualdos.


Quienes visitan la bahía Curio durante el verano y el otoño, generalmente, pueden ver no tan solo a los pingüinos sino también a los delfines de cabeza blanca jugando en las olas! Tenéis que llegar cuando hay marea baja, y la mejor posición de observación es desde la plataforma construida con este propósito.

Seguimos la ruta hasta Cathedral Caves (en Chaslands), con un coste de entre NZ$5-10 según la temporada, es una caminata de 1 hora que nos habían altamente recomendado. Abierta solo durante mareas bajas, nosotros no pudimos disfrutar de la ruta a causa del mal tiempo en la zona, cerraron el paso a cualquier vehículo.


Así que seguimos por la carretera media hora hasta llegar a Purakaunui Falls Walk, una fácil ruta de 20 minutos que llega a unas íntimas y fotogénicas cascadas en el corazón del Catlins Forest Park.

A menos de media hora paramos a la larga y ventosa bahía de Surat Bay, donde pudimos ver bien de cerca un enorme león marino en libertad.


Acabamos el día en Nugget Point Lighthouse, una caminata de 40 minutos hasta el faro con unas vistas espectaculares al mar y una serie de islotes rocosos con formas de lo más curiosas que le darán nombre a uno de los accidentes geográficos más distintivos de la costa de Otgao; nuggets. Si miráis las piedras directamente bajo el faro, vais a poder ver lobos marinos descansando.

Día 20.Tunnel Beach, Dunedin & Moeraki Boulders

A hora y media conduciendo nos dirigimos a Tunnel Beach Walkway, donde a tan solo 1 hora de ida y vuelta se llega a unos acantilados de arenisca creados por el mar, arcos de piedra y cuevas en la playa. El paseo es mejor durante la marea baja y no es una caminata muy difícil.


Seguidamente paramos a Dunedin, la ciudad fue construida con la riqueza de la fiebre del oro, por lo cual posee una de las mejores colecciones de arquitectura eduardiana y victoriana del hemisferio sur. Nosotros decidimos visitar:

  1. La calle más empinada del mundo reconocida por el Libro Guinness, Baldwin Street.

  2. Dunedin Street Art Trail, un recorrido gratuito de 90 minutos a través de las calles victorianas contrastadas con espectaculares obras de arte urbano internacional.

  3. Visitamos Dunedin Railway Station, inaugurada el año 1906 y ornamentada al estilo del Renacimiento flamenco, se reconoce por las singulares piedras de caliza blanca de Oamaru sobre piedras de basalto negras. El salón de reserva, por ejemplo, tiene un suelo de mosaico de casi 750.000 azulejos de porcelana! El único tren que circula se ofrece como atracción turística a partir de unos NZ$70 por adulto ofreciendo rutas de 2 a 4 horas por las periferias de la ciudad.

Si sois unos apasionados de los castillos, a 20 minutos de Dunedin encontraréis Larnach Castle & Gardens se puede visitar a partir de NZ$17 por adulto. O también podéis pasear por Sandfly Bay y disfrutar de la vida salvaje, hay pingüinos, albatros y colonias de focas. La ruta hasta la bahía ofrece vistas espectaculares de la ciudad y sus alrededores.

Acabamos el día visitando las famosas rocas de Moeraki Boulders Beach. Las formaciones de calcita tienen unos 65 millones de años de antigüedad y pueden pesar hasta varias toneladas y miden dos metros de alto. Una parada obligatoria para los más fanáticos por fotografiar la naturaleza con espectaculares atardeceres.

Para esa noche encontramos un sitio gratuito muy remoto, Danseys Pass Campsite. Las coordenadas de Campermate llevan hasta una valla, que parece la entrada de una granja privada, pero se puede pasar. Después de conducir unos 10 minutos, adentrándose en el bosque, llegamos al camping. Un rincón resguardado por árboles altos, lo cual ayuda a pasar la noche si hace viento, pero también húmedo, dado que la vegetación no deja que le toque mucho el sol. Hay dos lavabos públicos y una pequeño grifo para lavar los platos.


Día 21. Lake Pukaki & Alpine Lavender

A hora y media en coche, llegamos al impresionante Lake Pukaki, el lago más largo de la Región de Mackenzie. Su agua turquesa proveniente de los glaciares y sus únicas vistas al pico más alto de Nueva Zelanda; el Monte Cook, hacen de este sitio uno de los más especiales de todo el viaje sin duda alguna!


Y, es que, cuando el sol se refleja en la superficie del lago, esas partículas lo transforman en un azul brillante muy fotogénico. Hay espectaculares vistas del lago en el camino en la carretera estatal 80 a Aoraki / Mount Cook Village, desde el mismo i-site y también a lo largo de la carretera entre Twizel y Lake Tekapo Village. Alternativamente, puede disfrutar del lago a pie o en bicicleta en una de las muchas pistas en su perímetro, incluido el impresionante Alps 2 Ocean Cycle Trail.


También visitamos Alpine Lavender, una granja de lavanda orgánica ubicada bajo la cordillera de Ben Ohau. Abierta de diciembre a marzo es la escenografía perfecta para los más instagramers, el acceso se cobra a NZ$5 por persona.

Aprovechamos la tarde para descansar y relajarnos en el campamento gratuito amplio y muy tranquilo situado en la misma región, a los pies del Pukaki Canal: Lake Poaka Campsite. Al lado de Lake Pukaki y a 15-20 minutos en coche de Lake Tekapo. Es un buen campamento para establecer como punto base, pasar más de una noche, y explorar la zona. El sitio es amplio, con bastantes zonas en la sombra de los árboles, y un par de lavabos portátiles. En el Lake Poaka habitan unos cuantos patos simpáticos que no dudan en acercarse a los coches más próximos a la orilla en busca de algún “snack”.


Día 22. Mount Cook & Lake Tekapo

Nos levantamos de buena mañana, descansados e impacientes, para realizar el reconocido Aoraki o Mount Cook National Park donde se encuentran las montañas más altas y los glaciares más largos. Unas vistas que podrían encabezar la lista de las mejores experiencias de nuestra ruta.


Los alpinistas más profesionales consideran esta zona como la mejor región de escalada de toda Nueva Zelanda, sin olvidarse del majestuoso glaciar Tasman con 27km de longitud. Aunque para los que somos aventureros menos calificados, también hay caminatas de montaña mucho más accesibles.


Decidimos hacer la Hooker Valley Track, que son unas sencillas 3h (10km) de ruta entre hielo, rocas y puentes suspendidos a través de Hooker Valley, el río Hooker, terminando en el lago del glaciar con unas vistas impresionantes al Mount Cook, en un día despejado.

  • También se puede hacer la ruta del Blue Lakes and Tasman Glacier walks, una cómoda caminata de 2.6km (1 hora) hasta el lago del glaciar más grande de la región.

  • Para los más aventureros, Lake Coleridge Peak Hill Route es un recorrido de 3-4 horas con espectaculares vistas a 1240 m de altura.

Más tarde nos acercamos hasta el lago hermano, Lake Tekapo, muy parecido al anterior; estos lagos no te van a dejar indiferente. Este lago se puede observar desde la pintoresca iglesia The Good Shepherd y desde otras caminatas a lo largo de la región.

Nosotros elegimos la Peninsula Walkway, una sencilla caminata circular de hora y media, sin señalizar, a través de campos y en paralelo al Lake Tekapo, con vistas panorámicas del Mount John y Mount Hay, el Lake Tekapo desde un impresionante acantilado.

Dicen que la región ofrece uno de los cielos nocturnos más deslumbrantes del mundo. Y es que el lago Tekapo forma parte de la Dark Sky Reserve! Hay un observatorio en la cima del Mount John con vistas al lago y varias agencias ofrecen recorridos nocturnos.

Nosotros coincidimos con luna llena y la noche estaba demasiado iluminada, así que no tuvimos la oportunidad de disfrutar de esta experiencia.


Esa noche tocaba poner una lavadora y fuimos a un camping de pago: Grumpy’s Geraldine Kiwi Holiday Park. Pagamos $60 ($36 por 2 personas y $12 cada persona extra). La verdad es que el sitio lo merece, tiene piscina, sala de juegos, cocina totalmente equipada, buenas duchas, lavadora y secadora incluido en el precio.


Día 23. Akaroa

El pueblo más francés de Nueva Zelanda, Akaroa, fue una parada improvisada a último minuto. Decidimos disfrutar de nuestro penúltimo día explorando este pueblo costero con sus edificios históricos y pintorescas fachadas.

A 2 horas y media del camping, llegamos justo a tiempo para pasear por sus coloridas calles, tiendas de souvenirs, ropa de diseño y galerías de arte, hasta el rojizo faro.

Por la tarde aprovechamos que la mar estaba calmada y alquilamos un kayak para dos personas durante dos horas por $22 con Akaroa Adventure Centre desde el mismo i-site del pueblo. También ofrecen la opción de $50 medio día. Ellos mismos recomiendan distintas rutas por la bahía rodeada por paisajes volcánicos y con una extensa vida salvaje. Se pueden ver focas, delfines y hasta pingüinos!

Akaroa, a parte de ofrecer magníficas rutas para ciclistas o Paddle Surf de noche, también es conocida por proponer la oportunidad de nadar con delfines a partir de unos NZ$ 180 por adulto.


Y siendo la última noche de camping, encontramos un campamento “low cost” cerca del pequeño pueblo de Akaroa: Little Akaroa Wilderness Campsite. Fueron $15 por vehículo/parcela. Es una zona tranquila y recomendable para familias, hay pista de tenis, una pequeña cama elástica y columpios.


Día 24. Christchurch

A hora y media del campamento, y con unas vistas espectaculares, de camino a la ciudad de Christchurch, de buena mañana nos dirigimos a la oficina de alquiler de Apollo para devolver lo que había sido nuestra casa y transporte durante las últimas semanas.


A tan solo 15 minutos en taxi, llegamos al hostal donde pasamos nuestra última noche en Nueva Zelanda. Y del hostal a la zona más céntrica de la ciudad andamos 20 minutos entre sus generosas y calmadas avenidas.


Dedicamos una tarde y una mañana a la ciudad de Otautahi Christchurch, una ciudad muy singular, que combina la regeneración urbana a raíz de los horrorizantes terremotos vividos el año 2010 y 2011, la innovación con el patrimonio y la cultura.

  • Nos acercamos al Quake City, Canterbury Museum, donde una amable especialista nos explicó al detalle -vivido en primera persona- las historias de heroísmo, esperanza y pérdida durante los terremotos. Cómo entender la ciencia y el fenómeno de la licuefacción y la respuesta extraordinaria de los servicios de emergencia, los equipos internacionales de rescate, los miles de voluntarios y la increíble capacidad de recuperación de las comunidades de Canterbury.

Es realmente impactante pasear por las calles de Christchurch donde el contraste entre los edificios que apenas se aguantan en pie en frente a nuevos y modernos diseños arquitectónicos, espaciosas zonas verdes y artísticas calles, no te deja indiferente.

  • Cenamos en Little High Eatery, un food court formado por 8 distintos restaurantes familiares dentro de un moderno y abarrotado mercado.

Para nuestra última noche en Nueva Zelanda escogimos el hostel All Stars Inn en Christchurch, un hostel con todo tipo de instalaciones modernas. Los trabajadores son jóvenes y la mayoría de ellos fueron o han sido “backpackers”. Baños grandes y limpios, cocina con neveras y totalmente equipada, sala de ordenadores, servicio de lavadora y secadora de pago, y hasta se pueden dejar las pertenencias personales después del “check out”. Nosotros dormimos en una habitación doble privada con baños compartidos por 43€ dos personas, pasamos una noche muy tranquila. Justo al lado hay un pub en el que ofrecen promociones y descuentos, pero no escuchamos ruidos.


Día 25. Christchurch

Nuestro último día dejamos nuestras backpacks en el hostel y aprovechamos hasta media tarde que teníamos el vuelo de vuelta a casa.


Empezando desde la principal plaza de la ciudad, Victoria Square, hicimos una ruta a pie por las principales atracciones, monumentos y calles de Christchurch.


  • Seguimos Avon River hasta la moderna Christchurch Art Gallery construido el año 2003 reemplazando la antigua y original galería de arte pública.

  • A pocos minutos cruzamos el edificio de arquitectura neogótica Arts Centre.

  • Nos encontramos con 21 hectáreas de Botanic Gardens y variedades de plantas exóticas hasta llegar al Canterbury Museum construido el año 1967.

  • El Antigua Boat Sheds, clasificado como edificio histórico, se pueden alquilar góndolas, kayaks y bicicletas o disfrutar de un auténtico brunch.

  • En Oi Manawa encontraréis un memorial a las víctimas de los terremotos, junto al Bridge of Remembrance que recuerda a los fallecidos durante la primera y segunda guerra mundial situados justo delante de la principal avenida de comercios.

  • Seguimos hasta la renovada Cathedral Square donde encontramos también la Cathedral Junction & Tram.

  • Finalmente llegamos a New Regent Street una pintoresca calle peatonal de arquitectura española estilo misión inaugurada el año 1932 con una paleta de colores pastel.

Finalmente, cruzando el moderno parque infantil Margaret Mahy, volvimos al hostel donde recogimos nuestras mochilas y nos despedimos de este magnífico viaje viendo la puesta de sol des del aeropuerto de Christchurch.


Y, aunque las expectativas ya eran altas, las islas de Nueva Zelanda son un destino muy flexible; gracias a su paisaje cambiante y la extensa oferta de actividades deportivas y culturales que se adapta a todo tipo de viajero.


Desde grupos de backpackers, a amantes de la carretera o viajes lujosos, de excursionistas expertos a apasionados de la playa, de exploradores de selva a ritos culturales… Sin lugar a duda la diversidad que ofrece Aotearoa es abrumadora e inigualable.

Os invitamos a seguirnos en Instagram, donde compartimos el itinerario en las stories guardadas, documentando cada parada con una fotografía, la localización y una breve explicación. Una forma visual, cómoda y rápida para poder ayudar a planificar vuestro viaje.


Join Our Mailing List

Subscribiros al boletín para recibir nuestras novedades!

© 2020 by losingourway travel blog. All Rights Reserved.

Copyright by losingourway. All material on this sites is owned by losingourway.